Diario de un Bipolar

Posted by Marvin Araya | Posted in | Posted on 1:41 a. m.

2




Un día de estos tuve la oportunidad de leer una historia que me llamo mucho la atención, en realidad me impresiono demasiado. Trataba sobre un joven que sufría de trastorno bipolar, un caso muy común en la mayoría de personas, solo que no todos son capaces de darse por enterados o logran entenderlo, la manera en la que el joven se expresa es un poco frustrante y a la misma vez triste al menos así lo percibí.  Aquí un extracto del texto en cuestión.


Hoy en mi cumpleaños 22 me levanto con un sentimiento de nostalgia, tengo 3 años de estar en tratamiento para poder comprender mejor lo que me sucede, por mas medicamentos no dejo de sentir esta enorme sensación de soledad. Hace varios años que conozco de mi problema y todavía no logro caer en compresión del mismo, me sigo tomando todo tan a pecho, cada día que pasa siento que mis amigos me abandonan pero deben ser cosas mías como usualmente lo es y me hiere que algunas personas me vean como un loco o algo por el estilo, lo cual no deja de ser difícil. 

Sé que mis constantes cambios de humor son cansados, complicados para mi núcleo familiar y social. He luchado con todas mis fuerzas el evitar crear vidas alternas o situaciones que me hagan escapar de la realidad, me canse de esta soledad, de la ignorancia de las personas que simplemente juzgan lo que no logran comprender. Me ha costado mucho aceptar que soy una persona bipolar, pero tranquilos que eso no es contagioso, soy igual que ustedes simplemente veo todo de una manera distinta nada más.

Tengo un mes tratando de localizar a mi mejor amiga, esa quien verdaderamente sabe de mi problema y me entiende, pero mi cabeza ya me comienza a decir que mi apoyo seguramente tiro la toalla, me duele mucho pues el cariño que le tengo que gigante, pero ese pinchonazo en mi cerebro no me va a dejar creerlo, simplemente me niego, así que estoy seguro que en cualquier momento sonara mi celular y esa voz dulce que me dirá “tranquilo todo está bien”.

Este calvario se convirtió en mi único inseparable amigo, en la mala influencia, en eso que me dice que debo hacer pero de muchas maneras, anímicamente estoy cansado, quisiera tener la voluntad de decir: hasta aquí, de ahora en adelante seré  “normal” como el resto de personas. Pero la realidad no es tan sencilla como quisiéramos que fuese y la mía es esta.

Tengo una sonrisa en mi rostro seguramente es porqué recuerdo a esa persona que me hizo ver todo distinto, quien me hizo creer que si tenía y podía ser feliz, simplemente la que en mi imperfección me hizo sentir perfectamente especial. Nunca logre entender que paso, porqué se fue, se que de corazón ella me quiere pero también el estar con alguien como yo no es fácil, implica una gran “responsabilidad” dicen algunas personas y es probable que en este momento no estaba dispuesta o preparada para hacerlo lo que es completamente entendible. Pero eso no hace que con mucho cariño te recuerde Rebeca porque de corazón te lo has ganado.

Estos cambios tan repentinos me ganan, quiero descansar, llorar no me gusta, me decepciona que mis amigos no estén aquí, me duele profundamente, llegue a depender mucho de ellos y no está bien, estoy estancado, quiero salir y reclamarle a la vida porque de esta compañía que castigo ruin estoy pagando.

Veo a mi alrededor mi apartamento es tan frio, desde mi ventana veo la ciudad y a las personas caminar como hormigas, he viajado, tengo la facilidad de adquirir lo que desee, el dinero no es un problema, no me importa, se podrá comprar todo lo que se quiera, pero la felicidad sigue siendo algo que no logro darle al valor correcto. Me siento feliz pero por cuanto tiempo, ¿será que me he vuelto a deprimir? Deseo el sol todas las mañanas en mi ventana, quiero reír y pensar que es una pesadilla, señor mío tengo miedo. 

A pasado un día mas los medicamentos siguen allí, será que definitivamente no son nada o será mejor rendirme de una sola vez. Tengo frente a mí un atardecer hermoso, el celaje es de paz, me siento con calma, visualizo muchas cosas que me ponen a sonreír tontamente. Me encantaría formar una familia, encontrar el amor, ese amor que me acepte como soy y no corra, que mi familia ya no se preocupe, simplemente quiero vivir mi sueño y encontrar ese lugar donde puedo caminar, mis pensamientos son uno solo, estable, armonioso, aprendí a quererme de la manera en que el mundo “real” no me dejo nunca hacerlo. ¿Qué es real?

Hoy encontré mi camino he decidido seguirlo, ese camino donde solo existo yo y mi compañera inseparable solo me viene a visitar esporádicamente, tal vez mi bipolaridad y yo encontramos un equilibrio donde coexistir que es más profundo de lo que las personas “normales” pueden entender, ¿Qué es ser normal? Nuestro viaje comienza y tengo la seguridad de que lograre lo que siempre quise, llegar a mi propio lugar, donde la realidad es como el día a día, no como las personas la quieran decir, sus reflejos son mi guía y recuerdo más importante con todo mi amor.

                                                                                                                            Luciano.




El síndrome de bipolaridad es muy común hoy en día, más de lo que se puede tener idea, yo quiero pensar que todos tenemos algo de bipolares, unos más que otros, pero al fin y al cabo lo tenemos. A veces la tolerancia o el respeto hacia los demás hacen la gran diferencia y evita que se pueda llegar a ciertos extremos, algunas veces un abrazo o una palabra de aliento son el empuje necesario para no caer.

Cada uno puede interpretar esta historia como guste, al fin y al cabo somos libres y ponemos los límites entre la realidad y la ficción, la vida es muy corta valórenla, su familia, amigos al fin y al cabo son los recuerdos más hermosos que nos podemos llevar, feliz 2012 a todos. 


! And that's the bottom line 'cause Chogun said so!"